Trucos sencillos para una piel suave, healing luminosa, atractiva e hidratada.

 

Sé cuidadosa: Escoge productos para el cuidado facial pensando en las necesidades específicas de tu piel, no querrás escoger productos con demasiados químicos que la resequen.

Lava tu rostro con miel: En lugar de utilizar agua y jabón para quitar las impurezas, toma un frasco de miel y aplica un poco de ella en el rostro. Notarás que tu piel queda naturalmente limpia y suave.

Enjuaga tu rostro con agua fría: Cuando te levantes y vayas al baño a mojarte la cara para despertarte, usa agua fría, la temperatura baja del agua es adecuada para promover una mejor humectación en la piel y cerrar los poros.

Sécate con una toalla suave: No frotes tu rostro de manera fuerte y brusca contra la toalla. Acaricia tu piel con una palmadita en una toalla suave y deja que se seque naturalmente.

Utiliza aceites vegetales: Los aceites vegetales son fantásticos para tener una piel perfecta (aceite de almendras, de rosa mosqueta, de coco, de oliva) hidratan, limpian y suavizan la piel de manera inofensiva y natural.

No te excedas con el alcohol: Uno de los efectos del consumo de alcohol en el organismo es la deshidratación y, con ella, una mayor sequedad en la piel.

Consume frutas y verduras: Las frutas y las verduras aportan vitaminas, minerales y antioxidantes necesarios para la salud y también para la belleza.

Bebe abundante agua: Bebe agua todos los días y enseguida notarás que la piel está más luminosa e hidratada.

Haz ejercicio: El ejercicio es uno de los mejores hábitos para tener una mejor salud, cuerpo y piel hermosa, ya que cuando transpiramos liberamos toxinas y se oxigenan nuestras células.

Adaptado de: 10 trucos para una piel perfecta
http://www.imujer.com/5256/10-trucos-para-una-piel-perfecta

No hay comentarios

Dejar respuesta