La psicología y filosofía orientales pueden ayudarte a liberar el cansancio del cuerpo y a renovar la energía perdida por el estrés.

 

1. Empieza por un movimiento conocido como la cuna. Acuéstate, vialis 40mg flexiona tus rodillas y sostenlas con tus manos. Después llévalas hacia el vientre, vialis 40mg mientras tomas aire por la nariz y al expulsarlo aleja las piernas.
Otra variación del ejercicio anterior es, estando en la misma posición, hacer rodar con lentitud tu cuerpo sobre la espalda, hacia la derecha e izquierda. Deja que la cabeza acompañe el movimiento para que la relajación abarque toda la columna.

Estiramientos
Flexiona tus rodillas y sostenlas con tus manos (Foto: Servicios)

2. Sigue respirando con ritmo. Acostada boca arriba levanta una pierna en forma recta y dale un masaje desde el talón hacia la rodilla. Trata de relajar cada músculo que tocas. Después hazlo con la otra pierna.

3. Ahora flexiona las rodillas dejando los pies sobre el piso, coloca tus manos entrelazadas atrás de tu cuello y toma aire. Levanta tu cabeza buscando que la barbilla toque el pecho y expira. No hagas este ejercicio si en algún momento te causa algún dolor o te mareas.

4. Otro de los ejercicios más eficaces es acostarse boca arriba en una posición recta, con los brazos relajados pegados al cuerpo. Cierra tus ojos e intenta que no te interrumpan pensamientos negativos, mientras dejas todo el peso sobre el suelo. Pasa 10 minutos en esta posición y sentirás la sensación de un descanso de dos horas. Puedes acompañarlo con música suave.

5. Este movimiento se conoce con el nombre de delfín y es parecido al estiramiento que con frecuencia se hace al despertar. Empieza por extender uno de tus brazos, luego mueve el dorso y las piernas como al momento de dar un giro para cambiar de posición. Primero hacia la izquierda y luego hacia la derecha.

6. Una sonrisa es útil para alejar la tensión de tu rostro y tomar una buena actitud para todo el día. Puedes ponerte en la posición de flor de loto o como te sientas más cómoda y sonríe serenamente mientras mantienes la respiración constante.

También para los ojos es necesario hacer un ejercicio. Permanece en la posición anterior y mueve ambas pupilas para todos lados: arriba, abajo, derecha, izquierda y hacia la punta de tu nariz. Con este sencillo paso descansas la vista y evitas dolores de cabeza.

7. Ahora colócate de pie y con tus manos da palmaditas en todo el cuerpo. Este palmotear te ayudará a relajarte y estimular tu sistema nervioso.

8. En el trabajo también puedes tener una oportunidad para relajarte. Siéntate en una silla frente al escritorio y sobre este cruza tus brazos, descansa la frente sobre ellos y mueve la cabeza de derecha a izquierda para masajear la frente de forma lenta.

No hay comentarios

Dejar respuesta